Paper #6

La Otra Puerta de Venecia

Por
Marta Peris
MAT BUILDING. DPA 27/28 . Departament de Projectes Arquitectònics
Image
Pórtico San Marcos (Fotografía Marta Peris)
Pórtico de San Marcos. Fotografía, Marta Peris

En la Oeuvre complète de Le Corbusier se recogen dos momentos del proyecto para el nuevo hospital de Venecia. 

La superposición de los respectivos planos de situación permite reconocer coincidencias pero también diferencias, a la vez que actúa como un filtro que extrae desde atrás algunos episodios de la memoria de Le Corbusier sobre Venecia, al tiempo que proyecta hacia adelante aquellas claves sobre las que se gestará el hospital.

En la primera versión, fechada en octubre de 1964, el plano pierde la orientación de los puntos cardinales para apoyarse sobre la del eje del puente translagunar que coincide, no es casualidad, con la del edificio. Se evidencia, así,  la localización estratégica del emplazamiento al redefinir la punta más septentrional del litoral de Venecia.
Sobre el entramado de canales que surcan la ciudad se detallan cuatro áreas aisladas: el proyecto del hospital (1), el puente del Rialto (2), el emplazamiento del complejo hospitalario de Santi Giovanni e Paolo (3) y el conjunto monumental de San Marcos (4).

 

Plano_Venecia
Plano de situación, primer proyecto (1964)

En la segunda versión de marzo de 1965, dichas áreas aparecen interconectadas. Tan solo el complejo hospitalario queda excluido del recorrido. Su registro en el plano alude al objeto del encargo: un nuevo hospital para 1200 camas que sustituya el antiguo en el solar del matadero municipal del barrio de San Giobbe. El dibujo permite comparar la escala de ambas piezas y su ubicación limítrofe respecto a la laguna. Mientras que la primera se sitúa en la Fondamenta Nuove frente al cementerio de la isla de San Michele, la nueva intervención adquiere una visibilidad relevante por su proximidad al puente translagunar, transformándose en puerta.
La altura prevista para el hospital alcanzaría 13’66m, la media de las construcciones de la ciudad, a pesar de que la normativa del plan regulador general permitía hasta 25m. Así, la silueta de Venecia, presidida por el Campanile de San Marcos de casi 100m de altura, mantendría su perfil.

 

Plano de situación 1965
Plano de situación, segundo proyecto (1965)

En el otro extremo del plano, la piazza 1 San Marco, la puerta histórica de Venecia, polariza el recorrido dibujado. La fachada que resigue el litoral de la isla se repliega hacia dentro, envolviendo el espacio vacío de mayor escala de la ciudad, la única plaza de Venecia.
Mediante un dibujo del conjunto monumental que Jeanneret realizó en 1915, nos acercamos para apreciar el detalle. Lo primero que llama la atención es que se trata de un plano de planta baja. El límite entre edificios colindantes se desdibuja en un continuum donde solo se reconoce la singular planta de cruz griega de la basílica; incluso el Campanile y la Loggetta de Sansovino, a pesar de su gran diferencia de alturas, se funden en una unidad mayor que, al desalinearse respecto a la fachada de la Biblioteca Marciana, remarca su carácter de rótula y acerca el Campanile a la Basílica tensionando, en un juego de esquinas, el espacio vacío entre la piazzetta  y la gran piazza. Sin embargo, el vacío perimetral que bajo el pórtico continuo cose y da unidad al conjunto rompe las esquinas de la plaza y perfora el basamento de los edificios para incorporarse a la red de espacios públicos de la ciudad. En las inmediaciones de la plaza, el sottoportego 2  hace permeable la densa trama urbana, articulando el cambio de escala a través del pórtico como elemento de transición.

San Marcos Planta Baja
Ch-E. Jeanneret, dibujo de la planta del conjunto monumental de San Marcos (1915)

En ocasiones, durante las estaciones de primavera y otoño, el acqua alta 3 inunda la plaza San Marcos, uno de los puntos más bajos de Venecia. Remansos de agua traducen la topografía hasta completar el reflejo especular. La luz reflejada ilumina la bóveda y el fondo del pórtico. Ese espacio que vive normalmente a la sombra se hace entonces visible.
La plaza, inundada, se suma a la red de canales. Al reseguir su trazado zigzagueante llegamos al entorno del puente Rialto, el más antiguo de la ciudad. A diferencia del resto de puentes grafiados en el plano, se dibuja con detalle los dos ámbitos que conecta. Más allá de cruzar, su función reside en contener programa al prolongar mediante pequeñas tiendas uno de los principales ejes comerciales de la ciudad.

 

Si desde Rialto nos desplazamos por el Gran Canal (5), en el plano de la segunda versión, identificamos un cordón de edificación que bordea ambas orillas. No se resalta ningún edificio, tampoco la parcelación, solo la masa construida y el vacío. Al bifurcarse en el Cannaregio (6), la franja edificada disminuye su profundidad, sugiriendo cierta jerarquía. Más allá, las líneas que señalan en el plano los lechos de mayor calado de la laguna hacen visible el trazado de los barcos de gran escala. Buques, vaporettos y góndolas escogen caminos jerarquizados y completamente separados de los peatones.
En la primera versión, la fachada del Gran Canal se extiende hasta el piazzale Roma (7) donde una gran bolsa de aparcamiento, situada frente a la estación, actúa como cul-de-sac, absorbiendo la circulación rodada de escala territorial procedente de tierra firme.

 

Desde los años veinte, Le Corbusier desarrolla modelos teóricos urbanos donde propone la separación de vehículos y peatones. Dichas teorías maduran hasta tomar cuerpo en los años cuarenta en la Regla de las 7 Vías.
A lo largo de su vida, el maestro visita siete veces Venecia. El efecto que esta ciudad produce sobre Le Corbusier se hace patente en la documentación recogida y en su presencia como referencia explícita en la obra escrita del maestro.
El proyecto del hospital cerraría un círculo donde la ciudad de Venecia, antaño referente, se convierte en la oportunidad para construir no solo un edificio sino una parte de la ciudad.

 

Al final del recorrido por agua, llegamos al hospital. En ambas versiones, el sistema de representación es el mismo; solo se distingue una línea de contorno donde se confunden el límite del suelo y el del edificio.
A orillas del Cannaregio, la fondamenta 4de San Giobbe se deforma para generar una concavidad a modo de cavana, ese espacio propio de los edificios venecianos donde el agua entra para facilitar el acceso bajo cubierto. Desde este vacío donde se concentran los accesos del hospital, se proyecta un ala que extiende la unidad de pediatría al otro lado del canal, fuera del solar. La decisión de desbordar los límites de la parcela no se debe a un requerimiento del programa sino a una conciencia de lugar, recordando cómo el puente Rialto prolongaba el eje comercial por encima del Gran Canal.

Maqueta vista cenital
Maqueta: Vista cenital, segundo proyecto (1965)

Desde la punta del barrio del Cannaregio, el perímetro del hospital se repliega en una sucesión de entrantes y salientes que definen el límite norte de la isla. Uno de los salientes, la capilla, se adentra en la laguna, alejando lo sagrado de la tierra, desde donde partirán las góndolas fúnebres hacia el cementerio de San Michele, su última parada.
La posición de la capilla se desplaza hacia el Cannaregio en la segunda versión de proyecto. De manera que desde Venecia, la capilla aparece enmarcada por el edificio-puente como San Giorgio Maggiore (8) se enmarcaba entre las columnas de San Marcos. Si aceptamos que en Venecia el agua no separa sino que conecta, cierta simetría relaciona en el recorrido del plano los dos lugares de culto: la capilla del hospital y la basílica palladiana.

Un saliente invisible, el túnel subterráneo que absorbería el tráfico rodado del puente translagunar, cose el edificio a la ciudad.

Nivel 3_02_0
Nivel 3, primer proyecto (1964)

Si nos acercamos mediante un cambio de escala, el zoom adquiere mayor resolución. La cubierta, fachada principal del edificio tapiz, muestra su textura de manera que el todo revela las partes. Se reconoce el patrón de formación: un módulo cuadrado organizado en esvástica.

A partir de los esquemas preliminares, identificamos todas las claves del edificio-ciudad.

Esquemas de formación
Esquemas de Formación

En el centro del dibujo, aparece la planta de la habitación del enfermo, la Unité lit (a). En la esquina inferior izquierda, una de las cuatro aspas de la esvástica detalla una retícula: un paquete de habitaciones vinculado a un área de servicios cuya suma completa la unidad de cuidados, Unité de soins (b). Cuatro brazos de circulación, organizados en molinete, se centrifugan desde el vacío central, ocupado por los núcleos de comunicación vertical, para dar acceso a las cuatro unidades de cuidados y conformar la Unité de bâtisse.
Un poco más arriba, se insinúa un sistema de agregación (c). La adición de módulos conforma una esvástica de mayor escala con un centro vacío. A pesar de que la ley de crecimiento variará más adelante, cabe remarcar cómo, en esta fase de proyecto, el espacio vacío forma parte del patrón. En el dibujo, apreciamos la discontinuidad de los pasillos de circulación, motivo que provocará el replanteo de la pauta de crecimiento.
Justo debajo, en el esquema aislado de una Unité de bâtisse, se prolongan los pasillos como si fueran esperas para empalmar unidades vecinas.

 

En ambas versiones de proyecto, la Unité de bâtisse se reproducirá a partir de una ley de simetría que garantizará la conectividad de la malla de circulaciones y, por tanto, el funcionamiento del hospital. También se insinúa en el dibujo la jerarquía de las circulaciones, pues los brazos de la esvástica se ramifican en una malla de orden inferior que dará acceso a las habitaciones, apuntando hacia la Regla de las 7v. Aquella ley que se leía en el plano de situación se repite, a otra escala, para organizar las circulaciones internas del hospital, llevando al límite la idea del edificio-ciudad.

 

Desde la unidad de agregación, el edificio crece progresivamente de manera local, es decir, que va adquiriendo forma por secuencias, de dentro hacia fuera. En cada paso, la agregación tiene la capacidad de transformarse para adaptarse a distintas situaciones; sea por solicitaciones de funcionamiento interno: el programa; o por condiciones externas: el lugar.

 

Cada Unité de bâtisse puede vaciar una, dos, tres o, incluso, las cuatro Unité de soins. Este mecanismo permite esponjar el edificio horizontal para que la luz llegue a todos los niveles del hospital.
A medida que el sistema se acerca al límite y, por tanto, disminuye su necesidad de conectividad, la unidad de agregación tiene la capacidad de simetrizar, tan solo, la Unité de soins. Este recurso permite reducir el grano del perímetro para dialogar con la parcelación del tejido urbano del entorno.

 

Se trata de un momento del proceso en el que la ley interna que regía de dentro hacia fuera negocia con las preexistencias que desde el exterior afectan al interior.Este diálogo, en realidad, comienza desde el principio del proceso.
El hospital nace de la célula de habitación de 3 x 3m, aproximadamente, que se agrupa en cuatro paquetes de 28 o 30 unidades (según la versión de proyecto) y, finalmente, define un cuadrado de 59 x 59m (según demuestra la tesis de María Cecilia O’Byrne
5). Este proceso de cuantificación se basa en el modulor, pero también en la escala del lugar. No es casual ni metafórico que los pasillos se llamen calli 6o los centros: campiello. No se habla de alles o plazas aludiendo a cualquier ciudad sino que se refiere a las del entramado veneciano.

 

No es entonces de extrañar, que el edificio pueda cambiar tanto su forma o aumentar su ocupación de 30.000m² a 48.000m² de una versión a otra de proyecto sin violentar su relación con el lugar.
El proceso se congela en una línea de equilibrio que, si bien nunca se impuso a priori, llega a definir un límite global a posteriori. En ese momento, el edificio, potencialmente ilimitado, adquiere un centro de gravedad y un contorno acotado que no predeterminado.
Si volvemos a los preliminares distinguimos, arriba a la derecha, dos siluetas donde ya no se aprecian las partes (d). Lo que explica el dibujo es cómo el edificio desde la planta de mayor ocupación, el nivel de los enfermos, se vacía hacia abajo. Distintas Venecias, superpuestas en vertical, se ofrecen al visitante.

sección habitación
Sección Unité lit

En el nivel de los enfermos, el espacio central de cada campiello fuga por las cuatro esquinas. Cuatro calli ofrecen cuatro recorridos alternativos hasta llegar a una nueva plaza donde se brindan otras cuatro opciones. El visitante se desplaza por una malla isótropa donde la falta de referencias se traduce en la percepción de un edificio potencialmente infinito. En este nivel del edificio, el hospital evoca la intrincada y angosta malla veneciana.
Tal y como se aprecia en la sección, los 25m³ del volumen de la unité lit se desdoblan en dos cotas: la que recoge la cama a 2’26m de altura donde el enfermo permanece acostado, y la que a 3’66m de altura descomprime el espacio cuyo límite queda fuera de su campo visual, agrandando el espacio percibido y escondiendo la fuente de luz. El enfermo, alejado del bullicio exterior, descansa en una habitación sin ventanas. La luz que inunda los lucernarios que estriaban la cubierta se refleja sobre el muro inclinado, permitiendo al enfermo percibir el paso del tiempo y las horas del día en una atmósfera cambiante en función de la posición del Sol.

Maqueta proyecto
Maqueta, segundo proyecto (1965)

De la misma manera, a otra escala, los patios que esponjan el tapiz drenan la luz cenital, el aire y las vistas. Sobre el suelo natural se levanta uno artificial y palafítico, situado a distintas cotas, bajo el cual se comprime una gran plaza de acceso que reúne a más de dos mil visitantes a lo largo del día. A diferencia del conjunto monumental de San Marcos, donde los edificios envolvían la piazza definiendo su fachada e invitando al visitante a levantar la cabeza hacia el cielo para contemplar el Campanile; aquí un gran sottoportego, poblado de pilares-pantalla de entre de 2’5m y 10m de altura (según se sitúen los distintos niveles del hospital), sostiene el techo perforado de la plaza. La mirada del visitante, comprimida entre planos horizontales, fuga hacia el horizonte a través de un umbral profundo y transparente de límite incierto y difuso.

Convento de la Tourette
Convento de La Tourette. Fotografía de Jacqueline Salmon

Si superponemos el contexto veneciano a una imagen del convento de La Tourette, podemos imaginar cómo un trocito del nuevo hospital de Venecia avanza sobre la laguna, atrapando los reflejos que desde la superficie del agua iluminarían el techo urbano. Al multiplicar la imagen sugerida en varias direcciones, siguiendo la ley de formación del hospital, visualizamos la gran plaza que Le Corbusier propone como la otra puerta de Venecia al final del recorrido grafiado en el plano. Una plaza que no compite con la de San Marcos, sino que más bien establece un diálogo de contrarios que arranca desde su proceso de gestación.

Maqueta Unité
Maqueta Unité de bâtissé

La piazza San Marco tiene su origen en el siglo IX, alcanzó su tamaño actual en el siglo XII y no será hasta el siglo XVI cuando Scamozzi complete la fachada sur de la plaza al construir las Procuradurías Nuevas, dando continuidad a la sección del pórtico de la Biblioteca Marciana de Sansovino.
A lo largo de la historia, distintos arquitectos han intervenido en la construcción del conjunto. Los órdenes, las proporciones y el cosido de cornisas pautan la renovación de los distintos edificios y condiciona el relevo de los arquitectos. Sin embargo, la línea de contorno que delimita la plaza perdura en el tiempo como algo inalterable; como si una mano invisible le hubiera otorgado una forma global a priori.
Por el contrario, en el proyecto para el nuevo hospital de Venecia, Le Corbusier no impone una forma objetual, sino que establece un sistema de leyes locales mediante las cuales distintas manos podrían participar en la construcción de cada una de las Unité de bâtisse, encontrando libertad en el modo de aceptar las leyes.

  • 1. Los espacios públicos de Venecia se organizan jerárquicamente de mayor a menor en: la piazza  (San Marcos), el piazzale  (Roma), la piazzeta , los campi , y los campielli.
  • 2. En veneciano, el sottoportego  es el nombre con el que se conocen los espacios públicos que están cubiertos por uno o más edificios.
  • 3. El acqua alta  es un fenómeno que ocurre periódicamente en Venecia al subir la marea e inundar las cotas más bajas de la ciudad.
  • 4. La fondamenta  es la vía peatonal paralela a un canal o a la laguna.
  • 5. En la tesis doctoral: El proyecto para el hospital de Venecia de Le Corbusier , UPC, DPA, María Cecilia O’Byrne Orozco reconstruye el prototipo que dará origen a la Unité de bâtisse del hospital de Venecia. Los esquemas de la ilustración 7 forman parte de un plano inédito recogido en dicha tesis.
  • 6.  Las calli  son las estrechas vías peatonales de Venecia.