85 Viviendas sociales

Cornellà
2017

La planta general del edificio se organiza en una matriz de habitaciones comunicantes. Se trata de 108 espacios por planta, de dimensiones semejantes, que eliminan pasillos tanto privados como comunitarios para obtener el máximo aprovechamiento de la planta. El edificio se compone de cuatro unidades de agregación. Los cuatro núcleos de comunicación vertical se sitúan en las cuatro esquinas del patio de manzana. Alrededor del núcleo se articulan cuatro viviendas, de manera que tres de ellas (las de 3 dormitorios) tienen doble orientación: dos pasantes y una en esquina; y la más pequeña (2 dormitorios) incorpora un patio, garantizando que todas las viviendas tienen ventilación cruzada. Una galería envuelve el edificio, dotando de espacios exteriores a la vivienda. Esta galería que transversalmente se lee como un espacio intermedio, en su sentido longitudinal conforma una circulación que envuelve las habitaciones comunicantes, generando dobles circulaciones que permiten al habitante percibir el espacio mayor de lo que mide.

Las viviendas constan de cinco o seis estancias, según sean de dos o tres habitaciones. Dos de las estancias incorporan los espacios servidores. Una actúa como distribuidor, incorporando el baño. La pieza sanitaria se segrega en dos espacios para simultanear usos, un ámbito para el lavamanos y la lavadora; y uno más privado que alberga la ducha y el wc. La cocina comedor se sitúa en el corazón de la casa, de manera que tiene tres puertas que conectan con los espacios adyacentes. La permeabilidad de este espacio es compatible con el uso pues la mesa se sitúa en el centro de gravedad y articula las circulaciones a su alrededor. La estructura conforma el espacio, puesto que la dimensión de los espacios viene dada por las luces óptimas del sistema estructural de paneles muliticapa de madera.